Piercing en el ombligo; todo lo que debes saber

La vida nos lleva a pasar por diferentes etapas, lo cual nos afecta en lo social, personal, física y emotivamente. Justamente alguna de esas etapas nos conllevan a tomar decisiones que nos hagan experimentar sensaciones nuevas y diferentes, por lo que nos proponemos ideas como cambiarnos el color de cabello, bajar de peso, cambiar nuestra alimentación, hacer más ejercicio o incluso algunas veces llegamos a decidir hacernos un tatuaje o perforar nuestra piel en partes de nuestro cuerpo. Uno de esos lugares puede llegar a ser el ombligo que aunque sea muy común ver a cualquier persona con un piercing en el ombligo resulta que esta parte del cuerpo es bastante delicada porque es un verdadero depósito de gérmenes de todo tipo y una herida en esa zona se puede infectar muy seriamente.

Existen varios riesgos y precauciones a tener en cuenta a la hora de tomar la decisión de hacerte un piercing del ombligo y los más notables son los siguientes:

  • Sé muy prejuicioso al momento de elegir al profesional que te vaya a realizar la perforación, que este sea un profesional certificado y que cumpla con todas las medidas de salubridad necesarias para realizar este tipo de incisiones, justamente esta es la principal manera de evitar posibles consecuencias.
  • Una vez hecha la perforación, la persona no debe exponerse a baños de piscina durante los dos primeros meses. La exposición al sol también es perjudicial, ya que los rayos ultravioletas no son beneficiosos para la desinfección de la piel y no favorecen a la cicatrización.
  • Los anillos deben limpiarse muy bien durante el periodo de curación, siempre con las manos bien lavadas usando un jabón neutro.
  • El tiempo de cicatrización para ombligos varia de 3 meses a 1 año o hasta 1 año y medio (varia de persona a persona).

Piercing ombligo

¿Qué es un piercing en el ombligo?

Muchos lo llaman un arte y otros una tendencia, lo cierto es que un piercing es una incisión en la piel, en el caso del ombligo la incisión se realiza en la parte más grasa de la zona y desde esta perforación introducen un anillo metálico.

La verdad es que en los últimos tiempos cada vez es más común ver sobre todo a chicas que tienen este tipo de incisiones y generalmente lo hacen para sucumbir en la tendencia o para diferenciarse, sin embargo existen muchas otras razones, hay quienes lo ven como un adorno muy sexy y con esto desean llamar la atención y otros desean experimentar ciertos cambios en su vida, lo importante del asunto es que se deben tomar las medidas antes mencionadas, para que luego no existan arrepentimientos ni consecuencias.

¿Duele hacerse un piercing en el ombligo?

Así como toda herida en la piel, de la misma manera duele un piercing del ombligo, sin embargo la intensidad del dolor va a depender de la capacidad de soportar el dolor que tenga cada persona. En términos generales se trata de un dolor de intensidad moderada, y se parece un poco al mismo dolor que se siente cuando te hacen una perforación en el lóbulo de la oreja.

¿Cómo se tiene que cuidar?

Como todas las pequeñas heridas, luego de insertado el piercing en el ombligo la zona permanecerá dolorida e irritada, por lo que hay que extremar sus cuidados.

Aparte de la desinfección y limpieza diaria, conviene no dormir boca abajo, para evitar posibles roces.

También hay que evitar la exposición de la zona afectada al sol, nadar en el mar o piscina, incluso no ensuciarse con arena. Si luego de las primeras semanas la zona sigue irritada, incluso nota dolor al tocar, es muy probable que sea que nuestro piercing se haya infectado, por lo que se debe acudir inmediatamente al médico.

¿Quién se puede hacer el piercing del ombligo?

No todas las personas tienen la zona del ombligo ideal para hacerse una perforación, y es que para un perforador profesional lo ideal es que esta zona tenga un pequeño sobre piel y que el ombligo esté por dentro, de esta manera cualquier anillo o joyería que se coloque se podrá sostener sin riesgos de salirse.

¿Se puede infectar el piercing?

El piercing en el ombligo no solo puede llegar a infectarse sino que aun tomando un control e higiene exhaustivo de la zona del ombligo después de la perforación, existe la posibilidad de que tu organismo rechace la pieza metálica o que produzca alguna reacción alérgica.

Entre los posibles riesgos que tiene el piercing de ombligo están los siguientes:

  • Inflamación e irritación de la zona afectada.
  • Granuloma, o lo que es lo mismo; células inmunes que se juntan en una zona creando una pertuberancia.
  • Fibromas que suelen crecer debajo de la perforación o agujero.

¿Las embarazadas pueden mantener el piercing?

La piel de la mujer en el embarazo sufre varios cambios y entre ellos se encuentra el estiramiento de la piel, por lo que si una mujer tiene un piercing del ombligo antes del embarazo y durante el mismo nota dolor e incomodidad en la zona del mismo es recomendable consultarlo con un médico para proceder a extraerlo.

Sin embargo si la mujer no presenta ningún tipo de molestias existen extensiones especiales de piercings para embarazadas. No obstante, como decimos, lo mejor es consultarlo siempre con un especialista para ver las posibilidades reales de peligro o de éxito.

También es importante destacar que cuando la mujer decide tener un piercing en el ombligo durante el embarazo se deben tener extremas medidas de higiene y precaución, tomando en cuenta las recomendaciones de higiene señaladas arriba y extremando los cuidados de la zona, así ante cualquier signo de irritación visitar al médico inmediatamente.

¿Cómo quitarse el anillo de ombligo?

Siempre que la incisión del ombligo esté completamente sana, es posible extraer el anillo por sí mismo sin inconvenientes para sustituirlo por otro o para seguir los cuidados y rutinas higiénicas diarias.

Los pasos a seguir para la extracción del piercing son:

  1. Lavarse y secar bien las manos, así como la zona perforada con jabón antibacterial, esto reduce la posibilidad de propagar infecciones.
  2. Deslizar el anillo para comprobar que se mueve libremente dentro de la perforación y que no produzca incomodidades o sea doloroso, si esto último sucede solicitar ayuda de un profesional.
  3. Ubicar la pelota ajustable que sostiene el anillo en su lugar.
  4. Sostener el anillo con cuidado en su lugar y a la vez desatornillar la pelota.
  5. Deslizar el aro hacia abajo y sacarlo de la perforación debería salir con facilidad y suavemente. Si no es así, consulta con un profesional.
  6. Lavar y desinfectar la zona de la perforación al igual que el anillo que has extraído.

Sin comentarios

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *