¿Qué es el herpes zóster?

Si pensabas que te habías liberado del virus de la varicela cuando eras pequeño, quizás quieras volver a pensarlo. El herpes zóster, mejor conocido coloquialmente como culebrilla, es una enfermedad ocasionada por el virus Varicela-Zoster. Está caracterizada por presentar zonas rojas en la piel con una erupción en forma de ampollas.

Este mismo virus es el que ocasiona la varicela en primer lugar. A pesar de esto, estas enfermedades se presentan de forma muy diferente. Principalmente, el sarpullido se presenta por lo general en sólo una parte del cuerpo. A diferencia de la varicela que se presenta en todo el cuerpo. A continuación, te contaremos todo lo que necesitas saber sobre esta enfermedad.

que-es-el-herpes-zoster

Qué es el herpes zoster

Definición

El herpes zóster es una infección del nervio ocasionada por el virus Varicela-Zoster. El área donde se encuentra dicho nervio es la que se ve afectada con un sarpullido doloroso. Esta enfermedad suele presentarse como parches rojos en una parte controlada del cuerpo. Estas zonas presentan erupciones vesiculares, es decir, ampollas con líquido en su interior. La aflicción sólo se puede presentar cuando una persona ha padecido anteriormente de varicela.

La culebrilla, o herpes zóster, es común que se presente en personas con sistemas inmunológicos debilitados y en mayores de 50 años. En muy pocas ocasiones se presenta en personas jóvenes. Sin embargo, se puede presentar en la niñez si el infante se contagió de varicela antes de cumplir el primer año de edad. Actualmente, existen vacunas para prevenir la aparición de este virus. Se trata de inyectar el mismo virus pero debilitado para que el cuerpo desarrolle anticuerpos. En caso de que aun así se presente nuevamente, la enfermedad debería ser menos complicada.

que-es-el-herpes-zoster

Cómo se produce

Cuando una persona presenta varicela en alguna etapa de su vida, el virus es esparcido por los nervios. Cuando ella logra superar la enfermedad, en realidad el cuerpo no se ha desecho del virus. En el momento en que se cura la varicela, el virus de varicela zoster hace un recorrido a través de los nervios hacia la médula espinal. Éste es el centro del sistema nervioso. Cuando las partículas restantes llegan a este lugar quedan en un estado de “hibernación”.

Al pasar los años, está partículas pueden quedarse así por el resto de la vida de una persona. Sin embargo, sin causa aparente estas se pueden reactivar y causar lo que es conocido como herpes zóster.  Estos casos por lo general se presentan en personas que defensas bajas como los mayores de 50 años o personas con ciertos medicamentos. Aunque no se conoce una causa exacta de por qué se reactiva el virus, se ha dicho que algunas enfermedades pueden provocarlo. Además, situaciones de estrés extremo pueden bajar las defensas lo suficiente para que esta enfermedad se presente.

Peligros

La culebrilla en raros casos llega a complicarse. Es una enfermedad dolorosa que requiere reposo y medicamentos para su recuperación. No obstante, en algunos  casos se pueden presentar dificultades. De no ser tratadas pueden presentar un problema para el paciente. Principalmente, una persona con herpes zóster puede contraer una infección bacteriana en las zonas afectadas, lo que ralentiza el proceso de recuperación. Además, en ocasiones esta enfermedad puede afectar la cara. Con ello afecta los nervios de ojos y parte de la zona facial. En estos casos se pueden padecer problemas de la vista más adelante. En muy raros casos la infección facial puede ser tan grave que puede ocasionar parálisis facial, disminución del gusto y pérdida temporal de la audición.

que-es-el-herpes-zoster-2

Contagio

El herpes zóster como tal no puede ser contagiado de una persona a otra. Alguien que ha tenido contacto con una persona infectada no podrá presentar enseguida culebrilla. Sin embargo, el contacto con el líquido de las ampollas pueden contagiar de varicela a cualquiera que no la haya presentado antes. Luego deberán pasar años para siquiera tener el riesgo de presentar culebrilla. No es necesario que se toque el líquido de las vesículas para contagiarse. Estar en un cuarto con la persona afligida por más de 15 minutos puede, o estar en contacto con la ropa o utensilios utilizados pueden contagiara una persona.

Es importante destacar, el herpes zóster es una enfermedad hermana de otro tipo de herpes. Sin embargo, las enfermedades de ambos son totalmente diferentes. Una persona con culebrilla no presentará herpes labial por el simple hecho de estar padeciendo ésta. Ambas tienen sus formas de contagio y no deben ser confundidas. Así mismo, alguien que  contrajo herpes zóster no debería presentarlo nuevamente. Aunque existen pocos casos donde se repite.

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *