Aplicación de mindfulness a nuestros hijos

Mindfulness es un concepto que se ha vuelto popular en los últimos años, por sus considerables beneficios y su capacidad de ayuda para el desarrollo humano. Se basa en tomar conciencia de todo los que nos rodea y de nuestras experiencias de vida. La clave para esto es poner atención plena en lo que merece nuestra atención. Para aplicar plenamente este concepto es  necesario concentrarnos en las cosas que vivimos en el ahora. Esta técnica es altamente utilizada por adultos para aliviar los síntomas del estrés por las actividades del día a día. Sin embargo, esto concepto no es exclusivo para los mayores.

Por ser una herramienta para el desarrollo personal, es una excelente forma para educar a nuestros hijos. Si nos enfocamos a enseñar este consejo cuando son más pequeños, le estaremos haciendo un favor para cuando crezcan. Si eres de aquellos que quieren que tu hijos posean la capacidad para desarrollarse plenamente, aquí te daremos algunas formas para introducirlos a este concepto

aplicacion-de-mindfulness-a-nuestros-hijos

Como aplicar mindfulness al aprendizaje de nuestros niños

Educate y practica

Esto debe ser su prioridad, pues es lo más importante cuando se decide que es tiempo de que nuestros hijos disfruten de los beneficios de este concepto. Antes que nada, tienes que estar totalmente envuelto en esta técnica. No basta con realizarla como si fuera otra tarea más para nuestro bien.

La idea es que al momento de realizar nuestros ejercicios, los disfrutemos. Después de todo en esto se basa este concepto. Trataremos de estar lo suficientemente llenos de conocimiento para el momento en que digamos que nuestros hijos deben aprenderlo. Imagínate que empezaras a enseñarle a tu hijo como prestar atención plena y al cabo de una semana decides que no tienes tiempo para eso. Con un poco de dedicación nosotros y nuestros pequeños se verán recompensados por las maravillas de ser consientes en el ahora.

Ejercicios de respiración

aplicacion-de-mindfulness-a-nuestros-hijos1

Lo primero que puedes enseñarle a tus hijos son las sesiones de respiración relacionados con el Mindfulness. Es normal que a edades cortas de 3 o 4 años, un niño quiera moverse e investigar cada idea que pase por su cabeza. Si logramos crearle un habito de relajación a esta temprana edad, podrá manejar su tiempo y problemas eficientemente cuando sea grande. Empecemos a designar una hora en el día para dedicárselo a esta actividad. Momentos antes de dormir, o cuando tu hijo este muy energético pidámosle que se tumben en el suelo con nosotros. Una vez ahí, recostados con la manos en nuestro abdomen le enseñaremos como realizar respiraciones profundas. Es necesario que él vea como suben y bajas tus manos conforme a tu respiración.

Es necesario que le pidas que te acompañe a hacerlo. Tienes que crearle el gusto por esta actividad y que no sea como un deber. Además,  no te frustres si los primeros intentos no son perfectos.  Acuérdate que son niños, no le pidas una sesión de 30 minutos de atención. Los primeros intervalos de tiempo tienen que ser cortos pero efectivos.

Concentración visual

aplicacion-de-mindfulness-a-nuestros-hijos3

Existen varias maneras de practicar esto con nuestros hijos.  Unas de las técnicas más utilizadas es pedir que se concentre en ver un objeto fijamente por 5 minutos. Puede ser un objeto simple, como una vela encendida y darles el placer de apagarla cuando el tiempo termine. También podrías mostrarle una lámpara de lava y que absorba todos los detalles y figuras que esta hace. De esta manera pondremos a trabajar su concentración en una sola cosa.

Otra manera de practicar la concentración y añadir la memoria, es mostrarle una caja con diversos objetos comunes. Pasados 15 segundos de verla, le pedimos que cierre los ojos y quitamos uno de los objetos. El tendrá que decir cual falta. De esta manera desarrollaremos su capacidad para retener información.

Concentración sonora

aplicacion-de-mindfulness-a-nuestros-hijos2

En este ejercicio es común usar instrumentos como una campana tibetana. En momentos del día le enseñaremos a nuestros hijos dejar lo que están haciendo, para cerrar los ojos y poner atención al sonido resonante. Explícale que debe levantar la mano cuando deje de escuchar el sonido. Para este tipo de ejercicio es importante que tomes en cuenta el momento en que lo haces. Para ti la actividad que está haciendo tu hijo puede ser sin importancia, pero para el puede que si. Sepa elegir los momentos adecuados.

Paseo atento

Quizás una de las técnicas más relajantes. Para esto le enseñaremos a nuestro hijo a dar paseos por el simple gusto de pasear. Cuando estemos en unas de estas salidas, debemos explicarles que se concentren en los sonidos, olores y sensaciones. Caminaremos en silencio, aun cuando el mundo realice sonidos. La finalidad de esto es buscar relajarse en todo momento y disfrutar del ahora.

aplicacion-de-mindfulness-a-nuestros-hijos4jpg

Lo más probable es que en tus primeros intentos por enseñarle a tu hijo como prestar atención, fracases y te sientas mal. Acuérdate que como niños, muchas ideas pasan por nuestra mente y nuestra creatividad está floreciendo. Resultará difícil que se concentren, pero una vez que le han agarrado el gusto a estas actividades, podrás ver cambios en sus actitudes.

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *