Aprende a besar bien

Parece ser que cuando llegamos a determinada edad de la adolescencia nuestro principal problema es encontrar ese amor que tanto buscamos desde pequeños. Parece que llega el momento en que debe aparecer el primer beso y, es entonces cuando el mundo se para y pensamos: ¿lo habré hecho bien?
Es normal preguntarse esto cuando es nuestra primera vez y aún no sabemos besar bien. Nos recorre un mar de dudas y nos sentimos extraños pues es algo tan novedoso que no sabemos si habremos hecho bien y si a la otra persona le habrá gustado. A lo largo de este post vamos a tratar de dar consejos acerca de cómo podemos mejorarlo.

besar bien

Cómo besar bien

No existen reglas predefinidas para poder saber si un beso es lo suficientemente bueno para otra persona. La verdad es que es un criterio muy personal. Es probable que con una serie de consejos alcancemos el nivel que le pueda gustar a todo el mundo. Lo más importante es poder hacerlo de una manera tierna y delicada para que la otra persona se sienta agusto con nosotros.

Nervios Fuera

Cuando sepamos que se acerca el momento de recibir un beso, debemos estar seguros y no ponernos nerviosos. No somos expertos en el tema y por ello todos debemos de aprender a hacerlo. Es importante que cuando nos vayamos a acercar a la otra persona, ésta note un alto nivel de seguridad en nosotros para no preocuparse por el resultado.

Prepararnos para el beso

Tanto si vamos a ser nosotros los que demos el beso o si nuestra pareja es la que nos lo va a regalar deberemos estar preparados para ello. Hay que adoptar una postura cómoda y una actitud de disfrutar.

Debemos prepararnos para el contacto labial. Esto simplemente lo haremos manteniendo los labios un poco abiertos y relajados. Nuestra respiración debe ser lenta y tranquila; puesto que en el momento que nuestros labios se junten, es probable que haya una reacción de nuestros sentidos a la interacción. Si ya vamos con autocontrol, el beso será mucho más disfrutado por ambas partes.

Refresca el aliento

Esto es un simple gesto que se puede hacer de forma muy sencilla y que va a conllevar que nos sintamos más relajados. Para ello podemos utilizar goma de mascar, algún tipo de enjuague bucal o el cepillado de dientes.

Pero tened mucho cuidado, pues no debemos caer en el exceso. ¡¡No resulta demasiado agradable cuando besas a una persona demasiado sabor a dentífrico de menta!!

cepillo de dientes

Empieza con un suave beso

Se trata de comenzar dando un pequeño beso con la boca cerrada, que aporte un grado más alto de confianza. Sobre todo cuando ves que no te han rechazado. Después ya puedes humedecerte un poco los labios y besar más profundamente. Ten mucho cuidado de no resultar demasiado lanzado, pues un buen beso debe ser colaboración de los dos. Es como una invitación a entrar dentro de ti para un conocimiento más profundo. Además de que favorece la atracción entre dos personas y un ascenso del nivel de confianza demostrado entre ambos.

Aprende lo que le gusta a tu pareja

En ocasiones no es necesario que nuestra pareja nos diga lo que le gusta cuando le besamos. Es sencillo averiguar lo que puede hacerle sentirse diferente. Cuando veas que te sigue en el ritmo de los besos, eso quiere decir que está a gusto. Muchísimas veces se puede innovar un poco, pero lentamente, para que si notas que no le gusta entonces pares y vuelvas a retomar el ritmo.

Déjale un poco el mando a tu pareja

Es una gran idea permitir que tu pareja en ocasiones sea quien lleve la voz cantante. Hay que tener en cuenta que para saber lo que más le gusta, lo mejor es dejar que la otra persona decida todo. Una vez hecho eso veremos cómo podemos sorprenderle con la pautas que nos ha ido dando.

Busca un escenario bonito

Es muy importante que para poder besar bien y tranquilamente prepares un poco el momento. Si tienes ocasión puedes colocar previamente un escenario típico de alguna película, para poder representar un poco esa fantasía.

Busca un paisaje idóneo y espera el momento perfecto para atacar. Verás que solo mejorando un poco el ambiente, todo va rodado.

Así que sigamos besando todo lo que podamos, porque la verdad es un maravilloso placer de la vida que no nos cuesta dinero y nos aporta mucho más en salud. Disfrutemos más de los besos y no solo con nuestra pareja, sino también con nuestra familia y amigos, que perdemos muchas oportunidades que luego son irrecuperables.

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *