Rutina corta de natación para embarazadas

Una de las mejores formas para mantenerse activas durante el embarazo es la natación. No te pierdas hoy la mejor rutina corta de natación para embarazadas.

Rutina corta de natación para embarazadas

Práctica de natación para embarazadas

La natación trae consigo grandes beneficios, los cuales te contaremos un poco más adelante, pero a continuación te traemos 4 ejercicios para crear nuestra rutina corta de natación para embarazadas.

Ejercicio #1

Con este ejercicio fortalecemos caderas, brazos, piernas, hombros y glúteos. Es sumamente sencillo, se asemeja a la práctica de estilo libre, solo que en esta ocasión tendremos nuestras piernas en el piso.

El movimiento de los brazos es el mismo, solo que ahora estaremos de pie. Dependiendo del brazo que tengamos adelante, el pie contrario dará un paso medio y así seguidamente.

Todo consiste en caminar de una esquina de la piscina a la otra, mientras se ejercitan los brazos en el camino.

Repetimos esta caminata 4 veces.

Ejercicio #2

Para este ejercicio nos quedamos de pie, los pies deben estar abiertos a la anchura de los hombros, y con nuestras manos en las caderas.

Ahora, nuestro pie derecho se mueve un poco a hacia la derecha y seguidamente lo pasamos por al frente de nuestro pie izquierdo. Se generara una pequeña torsión y debemos dejar que nuestro cuerpo vaya en conjunto con el movimiento.

Después de hacer 30 repeticiones, hacemos de nuevo este movimiento con la pierna izquierda.

Ejercicio #3

Nos acostamos sobre un flotador en forma de fideo y dejamos nuestros brazos relajados.

Respecto al trabajo de las piernas, las mismas deben moverse como lo hacen las ranas, es decir, las rodillas se doblan y se extienden.

Debemos hacer este ejercicio con calma y sin apuros. Solo completaremos 2 piscinas haciendo este ejercicio.

Rutina corta de natación para embarazadas

Ejercicio #4

Otra vez utilizamos un flotador de fideo. Lo colocamos alrededor de nuestra espalda, por debajo de los brazos.

Ahora haremos una especie de abdominales, en primer lugar los pies lo tendremos en el fondo de la piscina, seguidamente intentaremos subir ambas piernas estiradas. Una vez hayas subido tus piernas, intenta mantenerlas así por 5 segundos y luego bájalas lentamente.

Comienza realizando 20 repeticiones y ve aumentándolas progresivamente.

Beneficios de la natación para embarazadas

La práctica de natación para embarazadas trae más beneficios de los que puedes pensar. A continuación te mencionamos algunos:

Disminuye y alivia la hinchazón de esta etapa

Normalmente la hinchazón se presenta en los tobillos y pies. Con la práctica de la natación de forma rutinaria esta hinchazón puede aliviarse bastante.

Disminuye el dolor

Ayuda a disminuir el dolor del nervio ciático.

Te mantiene fresca

Durante el embarazo las glándulas sudoríparas trabajan en exceso. La mejor forma de contrarrestar este factor es a través de una inmersión a una piscina.

No a las nauseas

Reduce considerablemente las náuseas matutinas.

Un mejor parto

Ayuda a tener una mejor labor de parto.

Rutina corta de natación para embarazadas

Empieza hoy mismo tus prácticas de natación para embarazadas y disfruta de esta opción. No dejes de seguirnos y darnos “me gusta” a través de tus redes sociales, así no te perderás nada de lo que tenemos preparado para ti.

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *