Síntomas de un herpes vaginal

En una encuesta realizada en EEUU en personas que tenían entre 14 y 49 años se llegó a la conclusión de que aproximadamente una de cada seis personas sufrían o habían sufrido un herpes vaginal en el pasado. Algunos de ellos probablemente no conocían ni la existencia de esta enfermedad antes de saber que estaban contagiados. Las cifras son bastante alarmantes y nos sugieren que debemos cuidarnos más.

Como cualquier enfermedad sexual, la solución a su propagación está en la información temprana para evitar este tipo de contagios. Como no siempre llegaremos a tiempo para evitarlo, a lo largo de este artículo vamos a tratar de reconocer los síntomas que pueden indicarnos que estamos afectados de esta ETS conocida como herpes vaginal. De esta forma, podremos cuidar a nuestro entorno para que ninguno de ellos tengan que pasar por lo mismo que sufrimos nosotros.

Síntomas del Herpes Vaginal

 

Principales síntomas de la Herpes Vaginal

Uno de los principales síntomas del herpes vaginal es la aparición de pequeñas ampollas. Éste sería el síntoma fundamental de que hemos contraído esta ETS. Por esta razón, aparecen otra serie de efectos que pueden molestarnos en mayor o menor medida. Entre estas molestias podemos indicar:

  • Fiebre y malestar general.
  • Dolores musculares situados en la parte baja de la espalda, piernas, muslos y genitales.
  • Quemazón y enrojecimiento en la zona afectada.
  • Ganglios linfáticos infectados.
  • Dolor al orinar y dificultad para vaciar toda la vejiga. En algunas mujeres se convierte en cistitis e infección de orina.

Vamos a estudiar cada uno de estos síntomas por separado. Esto nos ayudará a poder solventarlos en la medida de lo posible.

Fiebre

La fiebre que puede aparecer cuando se produce este tipo de infecciones como es un herpes vaginal no suele ser fiebre demasiado alta. Sería del orden de unas décimas, aunque generaría una sensación de lo que conocemos comúnmente como el “mal cuerpo”.

A todos nos ha sucedido en alguna ocasión y esto conlleva que nos quedemos en nuestra cama hasta que la cosa mejore. Podemos tomarnos algún antitérmico para que nuestra temperatura corporal vuelva a ser la correcta. Pero la recomendación de todos los médicos está en quitarse algo de ropa y bajar la temperatura corporal dándonos duchas cortas con agua no demasiado caliente.

Dolores musculares

Los dolores musculares que aparecen se producen sobre todo en la parte baja de nuestro cuerpo. Se deben a la presión ejercida por el herpes en toda la zona vaginal de la mujer. Toda la zona está preparándose para combatir la zona infectada y, para ello, activan las alarmas defensivas.

Quemazón y enrojecimiento

La quemazón y el enrojecimiento son los pasos previos a que la enfermedad del herpes vaginal termine de manifestarse. Éste es el antecedente a la aparición de las ampollas en los genitales o en la boca de la persona infectada. Es muy importante no tocar la zona. Para poder calmar estos síntomas del herpes vaginal se pueden hacer algunas cosas como lavarse con agua fría la zona infectada y aplicar frío sobre la misma. Tampoco se recomienda utilizar prendas demasiado ajustadas.

Inflamación de ganglios linfáticos

La inflamación de los ganglios linfáticos puede interpretarse como algo obvio en este tipo de enfermedades. Pero os sorprendería saber que es el último de los síntomas que aparece. Esto indica que la herpes vaginal está en un grado alto y debemos acudir a nuestro médico de cabecera para comenzar a tratarnos.

Molestias al orinar

Las molestias al orinar y la aparición de cistitis o infección de orina es quizás una de las partes más desagradables. Una vez que ya se han instalado en nuestro cuerpo debemos acudir al médico de cabecera para que nos recete el antibiótico más recomendado a la mujer en cada caso.

Aparición de ampollas

El síntoma que más representa esta enfermedad es la aparición de pequeñas ampollas. Éstas surgen en nuestros órganos reproductores y en la boca (si se ha mantenido sexo oral). Cuando se rompen las ampollas aparecen úlceras que es el apartado más desagradable de todo. Debemos cuidarlas y seguir los consejos de nuestro médicos para que entre una o dos semanas desaparezcan.

Por tanto, es muy importante reconocer los síntomas que hacen de ésta una enfermedad bastante desagradable. Debemos recordar que el sexo puede ser algo muy divertido. Pero debemos asegurarnos de tomar las suficientes precauciones como para que un herpes no nos lo estropee. Recordemos que las ETS pueden estropear el fin de semana que llevamos todo el tiempo planeando.

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *