Tipos de balanitis y tratamiento

El tratamiento más común para el alivio de los síntomas se basa en una buena y cuidadosa higiene de la zona intima afectada, ligada con medicamentos orales o en cremas que contribuyen a la eliminación de los causantes. Casi todos los casos curan bien salvo ciertas complicaciones que pueden surgir si no se sigue correctamente el tratamiento. Pero estas recomendaciones varían de acuerdo al tipo de balanitis que se tenga. A continuación te mencionamos los tipos y tratamientos más comunes.

balanitis que hacer

De qué se trata la balanitis

Como te decimos en este post: ¿Qué es la balanitis?, la balanitis es una afección dermatológica cuya causa puede ser originada por diversos factores, siendo el más común la mala higiene personal. Pero también existen otros factores como las bacterias, hongos y enfermedades de transmisión sexual.

Tratamientos de la balanitis de acuerdo al tipo

Como las causas son muchas, no existe un solo tratamiento médico, sino que el enfoque depende del factor que originó en un principio la afección. Por lo tanto, los tratamientos más comunes para la balanitis buscan eliminar el foco de acción de la enfermedad.

Los tipos de balanitis más comunes son mencionados a continuación, junto con su respectivo tratamiento.

Provocada por hongos

Cuando la balanitis es provocada por la acción de hongos, como es el caso de la candidiasis por ejemplo, su tratamiento suele ser por medio de tópicos con propiedades fungicidas y antimicóticas, como los componentes Cotrimazol o Miconazol.

También se recomienda que la pareja se someta a un diagnostico para descartar el contagio, ya que los hongos son fácilmente contagiados mediante las relaciones sexuales.

Provocada por agentes bióticos

Cuando es provocada por la acción de organismos aeróbicos, se prefiere el uso de cremas antibióticas, que deben ser seleccionadas mediante un estudio de cultivo de los organismos presentes.

Las cremas más utilizadas son a base de Eritromicina, Metronidazol y la amoxicilina. Se debe seguir el tratamiento al pie de la letra, ya que los organismos pueden crear resistencia a los antibióticos y producir complicaciones haciendo que se deba recurrir a otro tipo de soluciones.

Provocada por enfermedades de transmisión sexual

Típicamente, la balanitis puede ser provocada por la transmisión del herpes, en cuyo caso se preferirán las cremas anti herpes con compuestos de la familia aciclovir.

Provocada por alergia

Se debe eliminar el foco de alergia en el organismo y recetar antialérgicos que ayuden a restablecer las funciones normales del sistema inmunológico.

Las alergias en la zona íntima pueden ser causadas por el uso de cierto tipo de jabones cosméticos, la sudoración excesiva, el uso de ropa interior de telas sintéticas o también ciertas cremas hidratantes para la piel.

Casos severos de balanitis

balanitis

No es muy común, salvo por descuidos en el tratamiento, que la balanitis se complique hasta niveles “peligrosos” para la salud. Sin embargo, esto puede suceder y para ello las alternativas son el uso de medicamentos como los corticoides tópicos, con los cuales se busca frenar y mantener estable la enfermedad, para luego ir reduciendo los síntomas posteriormente.

En última instancia se puede recurrir a la cirugía de circuncisión, en la cual se remueve el prepucio para evitar futuros riesgos de padecer la balanitis nuevamente.

Examina cuidadosamente la causa de la balanitis y aplica el tratamiento más adecuado.

Si deseas saber más sobre esta y otras enfermedades te invitamos a visitar nuestra sección de salud.

Déjanos tu opinión o cuéntanos tu experiencia en nuestra sección de comentarios. No olvides compartir este post en tus redes sociales, para que sean más las personas que estén al tanto de qué tratamiento aplicar dependiendo del tipo de balanitis que padezcan.

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *