5 formas para calmar las rabietas de los niños

Tener rabietas forma parte del crecimiento del niño e incluso son necesarias ya que son los momentos propicios para explicar a los más pequeños cómo controlar sus emociones. En este post te enseñamos las formas más efectivas de calmar las rabietas de los niños.

5 formas para calmar las rabietas de los niños

A la hora de calmar una rabieta recuerda de los niños son esponjas

Tranquilizar a tu hijo en pleno berrinche puede ser muy extenuante, especialmente en  la etapa comprendida entre los 5 y los 8 años, que es cuando suelen ocurrir las rabietas más ruidosas, principalmente porque el niño se antoja de lo que no puede tener.

En esas edades los hijos son unas esponjas y absorben las conductas de sus padres, por esa razón es muy importante saber cómo abordarlos para calmar las rabietas de los niños sin que asuman que con su llanto podrán obtener lo que desean.

Consejos para los padres para calmar las rabietas de los niños

5 formas para calmar las rabietas de los niños

Deben tener paciencia

Sabemos que los berrinches pueden hacer que los padres pierdan los estribos, especialmente si ocurren en público, sin embargo, debes procurar ejercitar tu paciencia para calmar las rabietas de los niños. Éstas son las razones:

  • Si pierdes la paciencia terminarás siendo condescendiente con tu hijo y cederás a sus caprichos con tal de hacer que se calme. Sin embargo, le estarás demostrando al niño que puede manipularte con tan sólo armar una rabieta.
  • Si respondes a gritos harás creer al niño que esa es la forma adecuada de afrontar una discusión y en un futuro estará más predispuesto a pelear contigo que a conversar sobre lo que le molesta.

Mantente firme

No trates de cambiar las normas para calmar las rabietas de los niños, háblale a tu hijo con claridad y siendo muy puntual. No pretendas enroscarte en una discusión con él ya que al momento de la rabieta no estará dispuesto a escuchar razones, sólo lograras que se moleste aún más y tú corres el riesgo de perder la paciencia.

Enséñale a controlar sus emociones

Una vez que estableces los límites a tu hijo acerca de su rabieta, lo mejor es dejarlo un ratito solo para que se calme. Es importante que recuerdes lo que mencionamos sobre la paciencia, ya que como padre eres el primer ejemplo que tiene tu hijo sobre cómo controlar las emociones.

Una vez que la rabieta ha concluido siéntate con tu hijo para averiguar qué lo hizo molestarse, escúchalo y trata de comprenderlo, de esta forma estarás fomentando una buena comunicación padre-hijo.

Cero recompensas después de una rabieta

Los hijos tienen que entender que los berrinches no son buenas conductas, por eso evita darles algún tipo de recompensa luego de calmar las rabietas de los niños.

Aprende a negociar

Negociar con tu hijo es encontrar un punto medio entre lo que puedes permitir como padre (dentro de las reglas) y lo que desea tu hijo. El mejor momento para establecer un trato es después de que el niño se calmó y accedió a hablar tranquilamente contigo, de esa forma entenderá que es más productivo conversar que armar un escándalo.

Es importante que no confundas sobornar con negociar. Esta última trata de ofrecerle una segunda opción a tu hijo sobre lo que ya te negaste. Por ejemplo: Podrás salir a jugar únicamente después de que termines tus deberes. Esta es quizás la forma más efectiva que encontrarás para calmar las rabietas de los niños

cómo decir no a los niños

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *