Aprende cómo combinar natación y yoga

Tanto la natación como el yoga son actividades físicas que te ayudan a mantenerte en forma. Es por esto que hoy te enseñamos cómo combinar natación y yoga, para que le saques el mejor provecho a tu rutina deportiva.

Cómo combinar natación y yoga

Cómo combinar natación y yoga

La natación es una de las actividades físicas más completas que existen, nos permite quemar calorías sin sudar y nos permite desarrollar todo nuestro cuerpo, desarrollando a su vez nuestra capacidad respiratoria.

De manera similar funciona el yoga, ejercitando el cuerpo por completo, desarrollando mental y físicamente nuestro organismo y disminuyendo los riesgos de lesiones.

A continuación te enseñaremos cómo combinar natación y yoga.

Antes de la práctica de natación

Los siguientes ejercicios podemos hacerlos antes de hacer la práctica de natación, como parte del estiramiento y calentamiento previo.

Adho Mukha Svanasana

Esta es una asana que asemeja una V invertida. Debemos mantener todo nuestro cuerpo bien estirado, desde la espalda, cadera y por supuesto nuestros brazos y piernas.

Este ejercicio nos permite estirar nuestra espina dorsal, fortalecer los músculos del pecho y expandir nuestra capacidad pulmonar.

Otro de los beneficios de este asana es que incrementa el flujo sanguíneo al cerebro, fortalece brazos, piernas, hombros, piernas y pies.

Cómo combinar natación y yoga

Kapal Bhati pranayama

Solo debes sentarte con las piernas entrecruzadas. Colocamos nuestras manos sobre las rodillas y mantenemos la espalda recta.

El factor clave de este ejercicio es la respiración, la cual debe ser controlada y acompasada para tener los beneficios que deseamos.

Este asana nos ayuda con la circulación sanguínea, pero también revitaliza y le da energía a nuestro sistema nervioso.

Después de nadar

Una vez hemos culminado la práctica de natación (practica de 1 o 2 horas diariamente) habitual comenzaremos a trabajar con estos asanas, que no solo te ayudaran a mejorar tu nado, sino que además traerán otros beneficios.

No debes preocuparte si nunca has practicado estos ejercicios, son sencillos pero sobre todo excelentes para la salud.

Baddhakonasana

Esta asana te permite estirar los muslos y las rodillas. Además de que te permite mejorar e incrementar la flexibilidad en la región de la cadera y la zona de la ingle.

Para hacerla nos sentamos y unimos las plantas de los pies. Manteniendo la espalda recta con nuestros brazos totalmente rectos igualmente, sujetamos nuestros pies. Nos quedamos en esta posición por 2 o 3 minutos.

Yoga Nidra

Acuéstate sobre tu espalda, con las palmas de las manos hacia arriba y el cuerpo bien derecho, esta asana nos permite calmar y armonizar nuestra mente.

Nos mantenemos en esta posición por 2 minutos, después de nuestra practica de natación.

No tengas miedo de practicar estas asanas y combinar natación y yoga, son prácticas cortas y sencillas de hacer. Te prometemos que son menos complicadas que sus nombres.

Cómo combinar natación y yoga

No dejes de combinar natación y yoga dentro de tu rutina de ejercicios y disfruta de una vida más activa. Te invitamos a seguirnos y darnos “me gusta” para que no te pierdas ninguno de los posts que tenemos preparados para ti.

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *