¿Qué son las agujetas? ¿Qué las provocan?

Realizar ejercicio para las personas que no están habituadas a ello siempre supone más un problema que una satsfacción. Nos tomamos el deporte como algo negativo y nos cambia la actitud. De manera que los propios ejercicios se nos hacen mucho más duros y parece que forzamos mucho más que lo que nuestro cuerpo soporta.

Particularmente pienso que esto es una cuestión de actitud, por lo que deberíamos acudir con una mejor predisposición y la actitud de que hoy va a ser el día en que vamos a dejar atrás la pereza.

Vamos a comenzar a realizar la rutina marcada por nuestro preparador para mejor nuestro físico y nuestra salud interior. Es probable que tras el primer entreno nos veamos más fatigados y nos salgan las temidas “agujetas” pero en las siguientes líneas váis a conocer un método perfecto para sobreponernos a ellas. Las “agujetas” no serán ese enemigo que nos impida acudir el resto de la semana.

yoga-position

¿Qué son las agujetas?

A lo largo de este post vamos a descubrir todos los datos que nos sean posibles para poder evitar este tipo de lesión. Ya que no es plato de gusto para los nuevos deportistas comenzar con lesiones.

Definición

Las tan conocida agujetas son microroturas que se producen en el músculo cuando se está realizando un gran esfuerzo físico. Son la fase de una buena reconstrucción muscular. Aparecen cuando se está realizando un ejercicio que va contra un determinado grupo muscular de forma excéntrica. Es decir, que se hayan realizado multitud de repeticiones, que provoquen un exceso de esfuerzo sobre el músculo.

Si acabas de comenzar a realizar deporte, es normal que notes que los primeros días las agujetas son tus compañeras de viaje. No lo tomes como algo malo; puesto esto es un buen signo. Realmente significa que estás llevando al límite a tu músculo y que cada día vas a poder realizar ejercicios más completos. El músculo se recupera bastante rápido. Por ello, se puede observar que aunque tengas agujetas, tu músculo se sigue adaptando al movimiento. Además, te permite que continúes haciendo ejercicio. Verás como conforme vaya pasando el tiempo, las molestias de las agujetas comienzan a desaparecer y a aparecer con menor frecuencia.

Remedios para curar las agujetas

Popularmente, está muy extendida la creencia que nos indica que las agujetas se pasan más rápido si tomamos agua con azúcar o con bicarbonato sódico. La verdad es que está teoría no es muy cierta, puesto que una vez realizado el sobreesfuerzo, un abuso de estas sustancias no sirve.
Aunque no sea la solución más agradable de escuchar, lo único que puede ayudar es la aplicación de frío directamente sobre la zona dolorida. Además de que la realización de ejercicio diario progresivo también nos ayuda a que el músculo esté más preparado.

bicarbonato de sodio

También se recomienda que antes de comenzar a realizar el ejercicio se realice un calentamiento previo. En éste se van a alternar un rato de carrera a ritmo suave (lo que se conoce como galope) con ejercicios de estiramiento de todos los músculos de nuestro cuerpo. Para estos estiramientos se debe seguir un orden fijo, comenzando por los pies y finalizando con el cuello.

Se recomienda también que tras realizar el ejercicio se hagan estiramientos de la misma forma que al comienzo. También, si se puede, darse un ducha con agua fría para que se descargue la presión que queda en los músculos tras el sobresfuerzo. Durante el ejercicio hay que soltar un poco los músculos para descargarlos y poder continuar.

¿Qué provoca las agujetas?

Las agujetas se producen debido a que cuando realizamos un ejercicio intenso nuestros músculos queman más carbohidratos y segregan mayor cantidad de ácido láctico. A partir de éste surgen dos componentes:

– Lactato.
– Iones de hidrógeno: Estos quitan pH a tu músculo, lo que provoca que aparezcan las “famosas agujetas”.

Esta teoría no está demasiado aceptada por la comunidad científica. Las personas que no pueden producir ácido láctico también sufren las agujetas.

La teoría más aceptada es la de las microroturas de fibras musculares. Unido a que la temperatura se incrementa de forma local en los músculos que se utilizan para la práctica de ese ejercicio. La comunidad científica certifica que éste es el motivo principal por el que se tiene “agujetas”.

Por todas estas razones, lo importante es crearse una rutina de ejercicio diario. Debemos comenzar con ejercicios muy sencillos que de forma progresiva vayan aumentando en intensidad y dificultad. Así que comencemos a hacer deporte que es lo más sano para nuestro cuerpo.

Deje un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *